Buscar
  • CAIF

Cercanía emocional sin acercamiento físico

Actualmente en España ya podemos volver a ver a nuestros familiares y amigos. Sin embargo, tenemos que seguir manteniendo cierta distancia física por la seguridad de todos. Pero, ¿cómo se puede mostrar amor, compañía, cercanía y apoyo sin acercamiento físico?

Es muy típico en la cultura española la cercanía física, desde que nacemos recibimos besos y abrazos de todos y terminamos adquiriendo esta forma de expresar afecto. No obstante, gestos como caricias, toques, coger las manos, abrazos y besos pueden quedar muy limitados en la actualidad. Esto nos puede hacer sentir que no estamos mostrando lo que realmente queremos, que no podemos apoyar a nuestros seres queridos como antes o que no podemos demostrar el afecto de otra forma. Sin embargo, se puede comprobar como en otras culturas no se da una asociación entre la cercanía física y una mayor afectividad. Por ejemplo, los japoneses son menos cercanos físicamente y muestran el mismo respeto y afecto que en otros lugares del mundo.

Gracias a la comunicación verbal y no verbal se pueden lograr los mismos efectos en las interacciones con los demás, incluso omitiendo esa parte más física. No hay que olvidar que “es imposible no comunicar” como dice Watzlawick en uno de los axiomas de la Teoría de la comunicación humana. Por lo tanto, el hecho de que no se pueda hacer como era habitual en la cultura española hace unos meses, no quiere decir que no vayamos a conseguir transmitir lo que queremos. 

Comenzaremos hablando sobre la comunicación verbal que es el medio por el que se usa la palabra para enviar el mensaje a la persona. Se trata de usar las palabras en sustitución de lo que transmitíais mediante el acercamiento físico y de recordar algunas pautas para mejorar la comunicación con los demás. 

  • Cuando queráis transmitir una emoción que antes expresabais de manera física, será necesario que lo verbalicéis. Por ejemplo, cuando tengáis ganas de abrazar o besar a una persona será importante que le transmitáis que le queréis, que echáis de menos abrazar ley que os frustra no poder hacerlo. 

  • Una forma de mostrar interés por el otro es preguntarle que tal está y que no os centréis tanto en hablar sobre vosotros. A su vez, esto dará pie a que podáis conocer a esa persona mucho más y que vuestra relación se fortalezca.

  • Para que el otro sienta que estáis ahí a pesar de estar lejos de él será útil practicar la escucha y el asentimiento verbal. Podréis escuchar a la persona que queréis mientras le mostráis con palabras como “ajá”, “ya” o “hmmm” que le estáis siguiendo el discurso y que os interesáis por lo que dice. Será interesante que de esta manera practiquéis la escucha activa sin interrumpir, juzgar, ni culpar al otro y mostrando que queréis que el otro continúe hablando. 

  • Será importante que podáis empatizar con la persona que os esté contando algo, reconociendo sus sentimientos. Por ejemplo, poniendo en palabras la emoción que percibís en el otro: “Veo que esto te cabrea”. 

  • Cuando alguien esté mal será mejor evitar frases como “no estés triste” o “alegra esa cara” que son las que se suelen decir cuando se quiere tranquilizar a alguien. Es preferible que dejéis que la persona se exprese y podáis empatizar con lo que comenta, de manera que facilitéis la expresión de sus sentimientos. No es necesario que intentéis que la conversación se vuelva positiva inmediatamente. 

  • Para conseguir lograr una mayor intimidad emocional con el otro es útil que comuniquéis lo que os apetezca y que compartáis vuestras ideas, emociones, deseos, ilusiones o frustraciones. De esta manera, podréis seguir conociendo a esa persona o incluso conocer a personas nuevas, ya que os iréis abriendo con ellos poco a poco con igual normalidad que cuando lo hacíais antes. 

Por otro lado, está la comunicación no verbal que es el 80% de la información que se transmite. Además, es universal por lo que se puede entender a cualquier persona del planeta a través de esta forma de comunicación. 

  • Una pequeña parte de la comunicación no verbal puede verse limitada por la mascarilla, ya que nos tapa la parte inferior de la expresión facial. No obstante, esto no impide que uséis vuestras cejas, vuestros ojos o que vuestra postura corporal cambie de posición. 

  • Para que la otra persona pueda comprobar que le escucháis mantened el contacto visual, asentid y tened una postura abierta, sin cruzar vuestros brazos o piernas.Apuntad con vuestra postura y cuerpo hacia la persona con la que estéis hablando. 

  • Será útil hacer más gestos con los brazos y las manos cuando habléis, así como mover la cabeza.Se trata de transmitir información y/o escuchar al otro con vuestro lenguaje corporal.

  • Para poder expresaros mejor de manera no verbal será útil adaptar el tono de voz, el ritmo, el volumen y el timbre a lo que estéis hablando con la persona. Con esto podréis transmitir mucho más que con lo que digáis, intentando poneros al nivel emocional del otro expresándolo mediante lo anteriormente citado. Siempre recordando que poneros a su nivel no quiere decir que os dejéis llevar por su emoción.

  • La expresión facial y corporal deberá ir acorde también a lo que estéis hablando. 

  • Recordad que los silencios muchas veces son la mejor forma de decir “estoy contigo”, por lo que no os apresuréis a hablar si no tenéis nada que decir cuando la persona con la que habláis está mal. 

  • Podréis cambiar vuestros saludos físicos por otros nuevos que ya eran usados en otras culturas. Por ejemplo, el namasté de la India, el wai de Tailandia o la reverencia de Japón. También están surgiendo otras formas de saludo debido a la pandemia como el saludo con los codos o los pies. 

Hay que recordar que tanto la comunicación verbal como la no verbal son igual de importantes y complementarias. Es necesario atender a ambas para conseguir toda la información sobre lo que se dice y como se dice, así como para percibir la emoción.

Estamos cambiando en todos los ámbitos de nuestro día a día, nos estamos logrando adaptar a todo lo que está sucediendo para que, a pesar de que hayan ocurrido cosas negativas, surjan otras nuevas y positivas. Esto es debido a que los cambios, aunque cueste adaptarse a ellos, muchos son buenos. Se está cambiando la forma de valorar la amistad o la familia, la forma de interaccionar con los demás, la forma de entender el ámbito laboral y escolar, etc. Está cambiando todo lo que hasta ahora se veía como normal y podéis ir adaptándoos, cada uno a vuestro ritmo, a todo lo que está surgiendo y surgirá. Para ello, que mejor que usar vuestros valores de actitud, experiencia y creatividad, como decía Viktor Frankl. Los valores de actitud para elegir la actitud que queréis tener ante lo inmodificable como es esta situación que se está viviendo. Los valores de experiencia para vivenciar las nuevas modalidades de vivir el amor, la cercanía, el arte y la espiritualidad, entre otros. Y, por último, los valores de creatividad para seguir construyendo, inventando y estableciendo nuevas formas de adaptaros a este mundo inédito que surge ante vosotros.

Cristina Saiz Manceñido

Psicóloga CAIF UFV

179 vistas
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon

Puedes venir a conocer nuestro centro a esta dirección:

Ctra. Pozuelo-Majadahonda,  Km. 1,800- 28223. Pozuelo de Alarcón (Madrid).
Módulo 1, del Edificio Central.
Planta Baja.
Universidad Francisco de Vitoria.

  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now